La maldición abrasadora del Niño Llorando

Niño llorando, un cuadro muy popular que se vende en las tiendas inglesas, representa a un niño de rostro angelical con una lágrima que corre por su redonda mejilla rosada. Sin embargo, el retrato puede no ser tan inocente como aparenta el niño, según la opinión de un bombero jubilado de Yorkshire, Inglaterra.

La primera vez que Alan Wilkininson tuvo la impresión de que había algo curioso en ese cuadro fue cuando lo encontraron, intacto, entre los escombros de una casa totalmente destruida por un incendio.

Durante los años que siguieron, Wilkinson, logró recopilar 50 relatos similares, sólo en Yorkshire. Un caso típico ocurrió en una casa derruida casi por completo por el fuego. Los cuadros de todas las habitaciones quedaron destruidos por la llamas y Niño llorando fue hallado sin nisiquiera una mancha.

Como la historia de Niño llorando fue divulgada por la prensa local, se llegó a decir que el cuadro era el verdadero responsable de los incendios ocurridos. Algunas personas que poseían dicho cuadro, convencidas de que estaba embrujado, lo retiraron de sus casa.

Una mujer le llevó su reproducción directamente a Wilkinson para que él se la destruyera. Wilkinson lo dejó en la central de bomberos y ese mismo día un horno en la cocina se recalentó, quemando la cocina de los bomberos.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*