La maldición de Charles Haskell – Leyenda Urbana

Los pescadores son muy supersticiosos, y aquellos que practican su oficio en las en extremo traicioneras aguas de los Grandes Bancos, frente a las costas de Terranova, pueden incluso ser aún más precavidos que la mayoría. Así, cuando un obrero que inspeccionaba la goleta Charles Haskell se cayó desde la escalera de toldilla y se rompió el cuello, en 1869, muchos decidieron que aquella nave estaba maldita. Pero a pesar de esta reputación, el capitán Curtis, de Gloucester, Massachusetts, asumió el mando y llegó a reunir una tripulación deseosa de zarpar en el Haskell.

En 1870, el charles Haskell se encontraba entre los más de un centenar de barcos que navegaban por las aguas de los Grandes Bancos, cuando se presentó un huracán. Mientras el mar se alborotaba y los pesqueros cabeceaban, el Haskell embistió al Andrew Johnson, destrozándolo y matando a cuantos iban a bordo. Aunque en extremo dañado, el Haskell logró ser arrastrado hasta el puerto.

Una vez efectuadas las reparaciones, el Hastell se aventuró de nuevo a regresar a los Grandes Bancos durante la primavera siguiente. Seis días después de haber zarpado, dos hombres de la guardia de medianoche experimentaron una horrible visión: 26 fantasmas con chubasqueros abordaron la nave. con los ojos reducidos a unas cuencas vacías, procedieron a ocupar sus puestos como si comenzasen a pescar. Algún tiempo después, una vez evidentemente completada su misión, los fantasmales pescadores regresaron, en fila india, a las lóbregas aguas.

Los vigías informaron al capitán de cuanto habían visto a éste, suficientemente alarmado por los aterrados rostros de los vigías, hizo virar el barco. De camino a casa, la aparición de los pescadores se repitió. En esta ocasión, mientras el Haskell se aproximaba a tierra, los 26 fantasmas marinos anduvieron por las aguas hacia el puerto de Salem.

Y esto ya fue suficiente para convencer a los pescadores, incluyendo al capitán Curtis, o el Charles Haskell ya jamás volvió a hacerse a la mar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*