El Grano de Trigo

Iba yo pidiendo de puerta en puerta, camino de la aldea, cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño. Y yo me preguntaba maravillado quién sería aquel rey de reyes.

Mis esperanzas volaron hacia el cielo, y pensé que mis días malos se habían acabado. Y me quedé aguardando limosnas espontáneas, tesoros derramados por el polvo.

La carroza se paró a mi lado, me miraste y bajaste corriendo. Sentí que la felicidad de la vida me había llegado al fin. Y de pronto, tú me tendiste la mano derecha diciéndome:

¿Puedes darme alguna cosa?

– ¡Ah que ocurrencia de tu realeza, pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía que hacer… saqué despacio de mi mochila un granito de trigo y te lo di.

¡Que sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi mochila en el suelo, encontré un grano de oro…! Entonces, ¡qué amargamente lloré por no haber tenido corazón para entregarte todo!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*