Deja su herencia a los que la trataron bien

Una francesa de 86 años dejó su herencia a unas 200 personas que tenían sólo una cosa en común: todos fueron agradables con ella.

La mujer, que falleció a los 86 años, apuntó regularmente los nombres de farmacéuticos, cajeras del supermercado, conductores de autobús, carniceros o enfermeros a quienes estaba agradecida. Su intención era dar una alegría a tantas personas como fuera posible, dijo su abogado. Y cada uno heredará unos 1,200 euros.

Aunque la anciana residía en una vivienda de protección social con un televisor en blanco y negro, dejó una sorprendente herencia de 280,000 euros. Sin embargo, a su entierro, el año pasado, en Dieppe (en el norte de Francia), sólo acudieron una docena de personas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*