El extraño caso de la familia sin huellas dactilares

  • Una mutación genética elimina los registros de las yemas de los dedos
  • Investigan a un grupo de suizos que ha nacido con esta singularidad

    En el verano de 2008, la policía de Tolima (Colombia) detuvo a un hombre que había intentado huir de un control rutinario de carreteras. Al principio, los agentes no notaron nada raro en su apariencia, pero, al tratar de comprobar su identidad, se llevaron una sorpresa mayúscula: no tenía huellas dactilares.

  • Según averiguaron más tarde, el individuo se había sometido a una intervención para seccionar las yemas de sus dedos. De ese modo, sospechaban, pretendía ‘borrar’ su vida anterior en los archivos policiales o, al menos, ocultar su rastro en posibles delitos.

    En este caso, fue la cirugía quien diseñó estas ‘manos del perfecto ladrón’, pero la naturaleza también es capaz de crearlas. Lo sabe bien una familia suiza, muchos de cuyos miembros nacen dese hace generaciones sin ningún tipo de marca en sus dedos, palmas y plantas del pie.

    Su caso ha sido analizado por varias investigaciones, que han bautizado el problema como ‘la enfermedad de los retrasos en inmigración’ debido a los problemas que los individuos de este clan experimentan cada vez que intentan franquear determinadas fronteras.

    La clave, en el ADN

    Los estudios exhaustivos sobre la familia han permitido recientemente dar con la causa del problema. Según un trabajo publicado en la revista ‘The American Journal of Human Genetics’, la adermatoglifia –denominación científica del trastorno- se debe a una mutación genética. En concreto, un ‘error’ en el gen SMARCAD1 parece ser el origen del curioso trastorno.

    Para llegar a esta conclusión, los investigadores –un equipo del Hospital Universitario de Basilea (Suiza) y la Universidad de Tel-Aviv (Israel)- evaluaron el perfil genético de nueve individuos afectados por el problema y los compararon con el de otros siete familiares completamente sanos.

    Sólo quienes carecían de huellas dactilares presentaban la citada mutación genética, que, según investigaciones previas, tiene un importante papel regulador en la expresión de varios genes relacionados con el desarrollo.

    El fallo en el ADN también se relacionó directamente con una menor producción de glándulas sudoríparas, una característica que presentaban todos los individuos afectados.

    “Nuestros datos vuelven a subrayar el hecho de que las raras condiciones monogénicas representan una herramienta de incalculable valor para la investigación de aspectos ocultos de nuestra biología”, comentan los autores de este trabajo, que continuarán indagando sobre el tema.

    Según sus datos, hasta la fecha sólo se han identificado otras tres familias con un problema congénito similar al del núcleo suizo investigado, aunque es cierto que otros trastornos, como el Síndrome de Naegeli-Franceschetti-Jadassohn, también pueden provocar una formación anormal de las huellas dactilares.   Fuente

  • Sé el primero en comentar

    Dejar una contestacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    *